Inicio Historias Emprendiendo con el deshecho de otros

Emprendiendo con el deshecho de otros

2869
1
Compartir

Vanis Buckholz, de 7 años de edad, decidió aprovechar el volumen de basura que la gente arrojaba en su comunidad y convertirla en una empresa ecológica. Inspirado en el aprendizaje adquirido en el colegio en el día de la Tierra sobre la importancia del reciclaje, Vanis emprendió la tarea de hacer de Corona del Mar,  California, Estados Unidos, un lugar más ecológico.

Con la ayuda de un joven que atravesaba la ciudad en su bicicleta recogiendo basura, Vanis creó My ReCycler una empresa  de reciclaje donde ellos mismos seleccionan y separan botellas de vidrio, latas, plásticos y algunos metales.

Luego de tres años de funcionamiento, My ReCycler  ha logrado crecer con la colaboración de la familia, amigos y vecinos de ambos jóvenes socios. Buscando causar un impacto aún más positivo en su comunidad, Vanis ha donado el 25% de las ganancias obtenidas a  Alliance Project Hope, una organización que ayuda a los niños sin hogar.

Otro excelente ejemplo de emprendimientos basado en los residuos, es el del hawaiano Shaun Roberts, cofundador y CEO de Kalaheo, quien está revolucionando las bebidas deportivas con un subproducto del café.

Shaun vivía cerca de un sembradío de café y notaba la cantidad de basura que generaban. Así que se puso a investigar, interrogando a los caficultores de la zona. Al poco tiempo, Shaun descubrió que antes de enviar los granos de café, los agricultores les desprenden la primera capa que los protege, pero ¿podría esto aprovecharse de alguna forma?

Tras un año de prácticas de laboratorio, en enero de 2010, la firma Konared lanzó el producto al mercado, una bebida con propiedades energéticas por ser dotada de cafeína de forma natural y sabor a granada y jugo de ciruela. Shaun la bautizó KonaRed.

Konared cuenta además con una bebida de coco y paquetes individuales en polvo para disolver en agua natural. Su distribución se ha expandido a tiendas de California y cadenas de supermercados ubicadas al noreste del Pacífico.

Basándonos en estas dos historias de emprendimiento exitosas, ¿Podríamos decir que los residuos esconden materia prima para emprendimientos innovadores?

 

Información clave de nuestra historia

-  Project Hope Alliance es una organización sin fines de lucro para ayudar a los niños sin hogar para que sean autosuficientes por medio de la educación y servicios de apoyo.

- Green Paper: Torres y Sotelo decidieron hacer del papel ecológico un proyecto de vida, creando Green Paper, un taller dedicado a la producción de pliegos de papel artesanal con fibra 100% reciclada hechos a mano. Green Paper tuvo comienzos difíciles para adentrarse al mercado debido a la falta de educación ambiental y concientización hacia el reciclaje en Venezuela. Sin embargo, la organización ha ofrecido un programa de clasificación del papel a empresas de la zona para promover la cultura ambiental. Estos emprendedores utilizaron los deshechos de otros para construir su empresa y ayudar al ambiente.. (http://www.0800flor.net/historias/green-paper-papel-venezolano-para-exportar/)

- Tomas Winter, artista danés, creó el proyecto  'Happy City Birds' project, una iniciativa que ayuda a disminuir la acumulación de deshechos y embellece la ciudad con casitas de material recyclable para pájaros. Este proyecto no sólo contribuye con la ecología, también le da a los pajaritos un lugar seguro donde dormir.

1 Comentario

  1. Excelente iniciativa, personalmente creo en el emprendimiento, emprender es atreverse a hacer tangible esa idea que esta en la mente.
    Hace un tiempo decidi emprender en un servicio de delivery de hamburguesas en mi comunidad y aun sigue en pie, el secreto perseverancia y fe en que si va hacer grande la ídea.
    Los invito a conocer mi blog: http://hastatupuerta.blogspot.com/
    Gabriela Pestana
    Caracas – Venezuela.
    @hastatupuerta

Deja un comentario